La vida antigua y la vida nueva PDF Imprimir E-mail

El mensaje de hoy comprenderá el pasaje de Colosenses 3:5-17, por lo cual es necesaria su lectura para su posterior interpretación.

La vida antigua y la nueva

Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;
cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,
en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.
Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.
No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,
10  y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó(D) se va renovando hasta el conocimiento pleno,
11  donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.
12  Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
13  soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
14  Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.
15  Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.
16  La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.
17  Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.


Los versículos del 5 al 13 hablan sobre las cosas que el cristiano tiene que dejar de su vida pasada, dando énfasis a eliminar de su actuar lo que ante los ojos de Dios es idolatría, y a la vez, se le da mucha importancia a las nuevas características que debe tener el hijo de Dios, las cuales son en síntesis una imitación de las cualidades del Señor, tales como hablar siempre con la verdad, ser capaces de perdonar al prójimo, estar llenos de benignidad, humildad, paciencia, etc.

Por otro lado, el v.14 hace el resumen general de lo descrito anteriormente, que es vestirse de la unión perfecta, es decir, del amor de Dios, y esto, traerá como consecuencia que la paz del Señor reine en nuestras vidas (v.15).

El versículo 16 es una orden y a la vez un consejo para consagrarse al Señor de mejor manera, dice que la Palabra de Dios debe abundar en nuestros labios, y cuando hacemos esto, es mucho más fácil dejar actuar al Espíritu Santo en nuestras vidas, y nos despojamos al mismo tiempo de las cosas malas pasadas, reemplazándolas con el fluir de pasajes de la Biblia. Para ello, después de leerla, se recomiendan 3 pasos:

  • Memorizar.
  • Verbalizarla (declararla con nuestros labios).
  • Pedir al Espíritu Santo que haga actuar la Palabra en nosotros, pues esto genera un cambio.


Finalmente, el v.17 da un recordatorio de que todo lo que hagamos debe ser en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

A modo de síntesis, y como versículo clave, dejaremos la siguiente cita:

La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.” (Colosenses 3:16)

 

 
 
Templo el Cristo de la Biblia © 2009 │ by JotaeLe